Opinión: A aprovechar el buen momento

OPINIÓN 

La victoria del BM. Altea en Santander, en la pasada jornada, ostentó un doble (o triple) mérito: se rompió la negativa estadística de las visitas a la pista cántabra, se superaron las muchas adversidades (las rigurosas descalificaciones de Rune Ohm y Alexander Buchmann, la fiebre que sufrió Manolo Colón, la lesión de Rade Mijatovic) y se sumó el primer triunfo fuera de casa, lo que permitió dar un salto en la clasificación hasta el noveno puesto. Más allá de los valiosos puntos obtenidos, los alteanos, a raíz de la manifiesta superioridad exhibida, demostraron que son capaces de remontar situaciones delicadas. Es la prueba de que el BM. Altea va ganando en consistencia y aplomo para erigirse en un conjunto difícil de batir y cada vez más asentado conforme transcurre la temporada. De hecho, da la impresión de que la base ya está formada y los conceptos asimilados.

Toda la plantilla merece ser destacada por su buen trabajo, sin duda, pero no me resisto a señalar la excelente labor del danés Henrik Hansen. No en vano, ya incidió en ello Javier Cabanas al afirmar, tras el partido ante el Teka, que el central había completado una gran actuación en defensa y en ataque, imponiendo un “tempo” de juego perfecto, asistiendo y goleando. Hansen está confirmando, con creces, las muchas esperanzas que se depositaron en su fichaje y se ha revelado como un jugador excepcional que ya en la pretemporada demostró sus cualidades.

Una vez superadas las dificilísimas primeras jornadas, donde el BM. Altea se ha enfrentado a cuatro de los cinco grandes, llega ahora un calendario teóricamente más asequible. Quedan siete jornadas para el término de la primera vuelta y sólo el Portland aguarda en el camino, de modo que los de Cabanas van a afrontar un buen número de partidos que se presentan con el objetivo se sumar la mayor cantidad de puntos. El Algeciras, que figura con un punto más, es el rival que visita Garganes, y a nadie escapa que ganar a los andaluces se antoja vital para reforzar nuestras aspiraciones. Lo ideal, claro está, sería ocupar una de las ocho plazas que dan derecho a jugar la Copa del Rey y, así, el BM. Altea se clasificaría por derecho propio y sin necesidad de recurrir a su condición de organizador.

Dos apuntes más: 1) Bien por el indispensable apoyo del público (¡esa peña!) y 2) no se preocupen por la ausencia de Buchmann, pues está siguiendo un tratamiento físico de regeneración para evitar riesgos y en Torrevieja estará en plenas facultades.

Manel Lledó (Dpto. de Prensa BM. Altea)

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: