[Copa del Rey Altea] Un Barcelona Cifec muy superior se proclama campeón de la Copa

 

Cuando ayer F.C. Barcelona y Caja España Ademar León lograron el pase a la gran final de la XXXII Copa del Rey, se preveía que el encuentro definitivo resultaría apasionante y disputadísimo. Sin dar lugar a las sorpresas, ambos solventaron por la vía rápida sus compromisos de semifinales y hoy se medían por un título importante en el Palau dels Esports de la Costa Blanca – Villa de Altea.

El equipo catalán, que sumaba 11 títulos en sus vitrinas, afrontaba la final tras haber eliminado a BM Ciudad Real y CAI BM Aragón, ofreciendo una notable prueba de sus muchos intereses en el torneo. Apeados de la Liga de Campeones y prácticamente sin opciones de título en la Liga ASOBAL, los de Xesco Espar se habían conjurado para alzarse como vencedores en una temporada que estaba lejana de ser un ideal.

Los hombres de Manolo Cadenas también habían completando una buena actuación, dejando en la cuneta al vigente campeón, BM Valladolid, y al Algeciras BM, lo que les había servido para plantarse en la finalísima. Aspiraban a reverdecer laureles pasados, puesto que en la temporada 2001/02 consiguieron su primera y única Copa del Rey.

Se auguraba una final, por lo tanto, equilibrada entre dos equipos que figuran casi parejos en la clasificación de la Liga ASOBAL. Sin favorito claro, todo podía ocurrir, y lo cierto es que el partido no defraudó en sus primeros compases. La igualdad de fuerzas era patente. Ambos se estaban midiendo y el marcador reflejaba un resultado apretado. El gol de uno era contrarrestado con el tanto del rival y ninguno conseguía alejarse.

En los primeros minutos, Caja España Ademar encontró en la velocidad de Martins al contraataque una buena baza y el Barcelona Cifec se encomendaba a los lanzamientos de Jerome Fernández.

Los dos finalistas presentaban defensas aplicadas y siempre que pudieron no dudaron en desbordar al rival en la contra. El conjunto azulgrana superó una situación de inferioridad a raíz de las exclusiones consecutivas de Puig y Perunicic, e incluso se puso por delante (8-7) a mediados de la primera parte.

El Barça Cifec sobrevivió a una nueva exclusión de Perunicic y a los 20 minutos aún se registraba el empate (10-10). El Caja España Ademar no aprovechaba su superioridad numérica y había de trabajar mucho para batir a Losert. Las dificultades ofensivas de los de Cadenas contrastaban con el altísimo porcentaje de acierto azulgrana en el lanzamiento (81% en la primera parte). Y por si fuera poco, dos penaltis errados de Jakobsen y Martins complicaron aún más las cosas para los ademaristas.

El equipo catalán sumaba y seguía (13-10, min. 25). Cadenas pidió tiempo muerto para tratar de reconducir el partido, pero Nagy, Romero y Larholm continuaron perforando la castigada meta de Saric y agrandaron la diferencia (16-10, min. 28). El 17-10 al descanso ya se antojaba una ventaja difícilmente recuperable.

En la segunda mitad, Caja España Ademar incrementó un punto su agresividad. Sabían que debían cortar la vía de agua abiert cuanto antes.

Un golazo de Iker Romero (22-13, min. 38) podía suponer la puntilla definitiva. Los intentos de los de León no tenían efecto y con el transcurso de los minutos caían desquiciados ante el martillo pilón azulgrana (23-13, min. 40).

Aún tuvo arrestos Caja España Ademar para quemar sus naves y asumir el reto de la remontada. Un parcial de 0-4 le dio esperanzas (23-17, min. 42). Raúl Entrerríos encadenó una buena serie y se convirtió en el líder de la posible rebelión. Los de Espar, muy metidos en el partido, no permitieron, en cualquier caso, que la reacción del rival fuese a más. Cadenas, ante tal panorama, ordenó una arriesgada defensa abierta y presionante como último cartucho para lograr lo imposible. Tampoco funcionó; el Barcelona Cifec estaba lanzado y tenía la Copa en sus garras. Desde mucho antes, el título ya estaba decidido. Los 8 goles de ventaja se mantuvieron y los últimos minutos sobraron. La victoria, por 33-27, suponía que el conjunto catalán se adjudicaba, con todo merecimiento, una Copa que necesitaba con urgencia.

FICHA TÉCNICA

33 – F.C. Barcelona Cifec (17 + 16): Losert; Juanín García (5), Víctor Tomás (1), Puig (3), Hernández (4), Jerome Fernández (3), Ugalde, Cañellas, Iker Romero (6), Nagy (5), Vori (3), Larholm (2) y Perunicic (1).

27 – Caja España Ademar León (10 + 17): Saric (Alilovic, ps); Jakobsen, Perales (7), Raúl Entrerríos (5), Castresana (1), Aguinagalde (3), Krivochlykov, Viran Morros, Stranovsky (2), Martins (4), Urdiales (1), Sigurdsson y Garralda (4).

Parciales cada 5 minutos: 3-2, 5-7, 8-7, 10-10, 13-10, 17-10 (descanso); 19-12, 23-13, 24-18, 27-19, 30-21, 33-27 (final).

Árbitros: Breto León (Cataluña) y Huelin Trillo (Cataluña). Excluyeron con 2 minutos a Víctor Tomás, Puig (en dos ocasiones), Romero, Nagy, Larholm y Perunicic (en tres ocasiones) por el F.C. Barcelona Cifec y por el Caja España Ademar León a Jakobsen, Perales, Urdiales y descalificaron a Garralda con roja directa.

Incidencias: Partido correspondiente a la final de la XXXII Copa del Rey disputado en el Palau dels Esports de la Costa Blanca – Villa de Altea. Lleno total y absoluto.

Mejor jugador: Iker Romero (F.C. Barcelona Cifec)
Mejor portero: Venio Losert (F.C. Barcelona Cifec)
Máximo goleador: Óscar Perales (Caja España Ademar)

Manel Lledó / ASOBAL

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: